1.jpg2.jpg3.jpg4.jpg

Participa

ESTÊ AMOR ES DE OTRO MUNDO  IIa parte

... ánima a sus niños para que asistan a la escuela, al finalizar el adiós con una palabra “que todo vaya bien”, de inmediato  se dirige para las calles a vender, o a lavar ropa, busca como ganar un poco de dinero, minutos antes del medio día, llega a su casa para preparar el almuerzo. La tarde no perdona, aprovecha para lavar la ropa, limpiar la casa, continúa animando a sus niños para terminar sus deberes, ya entrada la tarde, llegan del trabajo el esposo o el hijo mayor, prepara la cena, comparten por un rato las preocupaciones y se apoyan entre ellos; para seguir adelante y no desanimarse.

 
Por la noche prende las bombillas, pero a veces no tiene suerte de contar con esa luz radiante y opta por unas candelas para preparar las cosas del siguiente día. Ya es tarde debe descansar, se acuesta pero su mente sigue pensando en sus hijos, sus sueños son imágenes de una vida mejor, una vida digna de calidad.
 
Algunas mamás no tienen a su lado a su esposo o al hijo mayor por culpa de una bala o porque están detrás de las rejas, pese a esa situación luchan, demuestran su fuerza y siguen adelante. Además, comprenden que si despiertan es porque Dios les dio otra oportunidad para seguir adelante, ¡primero Dios!
 
Las mamás del cuarto mundo nunca descansan, Doña Maritza, zona 21, “yo peleó por mis hijos, yo trabajo por mis hijos y he conseguido cambiar su realidad, mi hija mayor ya tiene una carrera, tiene su familia y está trabajando, mi otra hija está en la universidad, tiene su familia, mi hijo también está trabajando, he tratado de animarlos y acompañarles en todo momento. Ahora que los veo me siento orgullosa de ellos”.
 
Grandes ejemplos de vida, si tú tienes aún a tu madre demuéstrale tu amor, quienes ya la perdieron, eleven una oración al cielo, con la seguridad que desde allá, un ángel de amor les sigue cuidando y protegiendo.
 
Sulma Flores, Movimiento ATD Cuarto Mundo                                                                                             Regresar